Los actores del golpe de Estado contra Chvez en 2002 son los mismos que buscan derrocar a Nicols Maduro en 2018



Ley Habilitante con leyes revolucionarias afect intereses de la oligarqua nacional y consolid la unin de Fedecmaras, la Iglesia, la CTV, los partidos polticos y las empresas privadas de medios

Prensa Mppdpsgg (Cindy Daz/ 11.04.18).- Este abril de victorias se conmemoran 16 aos del nefasto golpe de Estado en contra de la Revolucin Bolivariana, presidida por el Comandante Hugo Chvez, quien para ese momento solo acumulaba tres aos al frente del pas. En los antecedente de una conspiracin es necesario remontarnos a finales del ao 2001, 10 de diciembre, cuando la oligarqua nacional y sus jefes Estados Unidos, impulsan un paro cvico nacional, que cont con el indito apoyo de la Central de Trabajadores de Venezuela junto a Fedecmaras, liderada por Pedro Carmona Estanga.

Este paro buscaba obligar al Ejecutivo nacional rectificar sobre las 49 leyes aprobadas va Ley Habilitante, que afectaban directamente los intereses de la oligarqua nacional. Adems permiti la unificacin de Fedecmaras, la CTV, las empresas privadas de medios de comunicacin, partidos polticos y hasta la cpula de la Iglesia catlica, en un solo frente contra el Gobierno Nacional. Esta fue la primera de una serie de acciones desestabilizadoras que desencaden en golpe de Estado, perpetrado unos meses ms tarde en contra del presidente legtimo Hugo Chvez.

2002: oligarqua no descansa en lucha contra la Revolucin Bolivariana

El primer trimestre del ao 2002, la oposicin venezolana liderada por los dirigentes desestabilizadores Henrque Capriles Radonsky, Leopoldo Lpez y Julio Borges junto a los partidos polticos, empresarios y dueos de medios de comunicacin, emprendieron un llamado sistemtico a paro cvico nacional, que no cumpli la meta planteada de lograr la salida del Presidente de la Repblica, Hugo Chvez del gobierno, pese a toda la maquinaria meditica empleada en tan absurdo objetivo.

Durante estos meses se hizo cotidiano escuchar cada noche el toque de cacerolas, aunque esta vez no era en las zonas ms humildes, los barrios, sino en las urbanizaciones de clase media y burguesa, quienes descargaban su furia con las ollas, si se trataba de una cadena nacional. Al Comandante Chvez no le molestaba tal situacin, ms bien lo consideraba una forma de dilogo, aunque senta una seguridad al saber que los sectores populares no se hacan eco de tal dilogo, el pueblo humilde demostraba que era un pueblo consciente de la realidad.

El 11 de abril el escenario ya estaba preparado para dar ese oscuro salto en la historia, se tena el plan en marcha y la mesa opositora totalmente servida para dar la estocada final y cumplir el ansiado objetivo de derrocar la naciente Revolucin Bolivariana. La inoculacin de odio a travs de los medios comerciales de comunicacin hacia efecto y ese da las inmediaciones de Petrleos de Venezuela S.A (PDVSA), en Chuao, se colmaron de miles de personas, se disponan a marchar sin rumbo exacto cegados por el sueo de retomar el poder poltico de la nacin.

Ya para horas de la tarde el guin se desarrolla tal y como lo haban planificado meses antes los conspiradores, entre ellos generales de la Fuerza Armada Nacional (FAN), la extinta Polica Metropolitana (PM), jerarcas de la Iglesia catlica, empresarios, y factores de la llamada "sociedad civil".

Los hechos violentos sorprenden a los simpatizantes de la Revolucin Bolivariana, quienes se encontraban en los alrededores del Palacio de Miraflores en apoyo a Chvez y a su gobierno. Pasado el medioda, se anuncia el desvo de la marcha opositora hacia Miraflores, donde se encuentra el pueblo bolivariano en defensa de su ideal.

Vale recordar que esta fatdica jornada dejo un total de 19 personas muertas y ms de 100 heridos, debido a la siniestra agenda opositora que utiliz a la PM, mercenarios y francotiradores, como fuerzas de choque.

Ante el lente de las cmaras de las corporaciones mediticas comprometidas con los intereses imperiales, se pretendi responsabilizar al lder bolivariano, Hugo Chvez.

El golpe de Estado se consum en la madrugada del 12 de abril. Al Presidente de la Repblica lo hacen prisionero, lo trasladan a varias comandancias hasta que finalmente lo detienen en la isla de La Orchila. Pareca que el plan se cumpla a cabalidad.

La maana del 12 de abril, las empresas privadas de comunicacin amanecen de fiesta, operativos de transmisin especial vitorean a los principales protagonistas, celebran que hay nuevo presidente, en medio del silencio, una tensa calma se apoder de las calles y los dueos de medios de las corporaciones mediticas tergiversan y ocultan la realidad en Venezuela y el mundo: la cartelizada programacin solo transmita dibujos animados. La cacera de brujas en contra de los funcionarios del gobierno chavista se impone.

Pedro Carmona Estanga, el seudo empresario petrolero y vocero de Fedecmaras se autoproclama, en un acto burdo, como Presidente; disuelve la Constitucin Bolivariana y sus poderes pblicos en cuestiones de segundos; la calma pasmosa de los sectores humildes se enciende, el pueblo lleno de dudas comienza a buscar respuestas.

Es el 13 de abril cuando las caretas comienzan a caer y la represin de los cuerpos de seguridad es desbordada por un sentimiento y una idea que slo comprenda el pueblo que haba despertado gracias a su lder Chvez, el Presidente de los pobres.

As el pueblo venezolano firm la historia contempornea con la tinta indeleble de la valenta y la dignidad frrea que lo caracteriza desde los tiempos del Libertador Simn Bolvar. Desde ese hito histrico cada 11 tiene su 13, y cada ao en abril se celebra la victoria popular y el rescate de la dignidad.

La Revolucin Bolivariana en batalla permanente

Se pueda pensar que luego de los hechos del 11, 12 y 13 de abril, la paz y la calma reinaron en Venezuela, no fue pequea cosa la leccin del pueblo venezolano a sus adversarios. No fue as, desde ese momento el Imperio y sus aliados se dieron cuenta de que la Revolucin Bolivariana liderada por Hugo Chvez, se afianzaba cada da ms y que los resultados eran irreversibles, y que el apoyo de la poblacin era realmente abrumador.

Los ataques a la Repblica Bolivariana han sido incesantes y cada vez ms inclementes que el anterior. El mismo ao 2002, la oligarqua y la extrema derecha continan su lucha por el poder y emprenden un golpe econmico que paraliz la industria petrolera durante dos meses y gener prdidas multimillonarias a la nacin, adems de sumir a la poblacin en un caos por falta de gasolina, gas y el desabastecimiento progresivo de alimentos.

Una vez ms el pueblo trabajador defendi al gobierno Bolivariano y vencieron el sabotaje petrolero, lo que dio inicio a la recuperacin de la industria petrolera, en pro de la poblacin.

El gobierno revolucionario que cumple 20 aos al frente del pas, ha tenido que superar innumerables ataques ao tras ao, producto de un golpe suave, que el 6 de junio de 2007 el Comandante Eterno Hugo Chvez explic cmo "la mecha lenta que solo se aplica en pases que cuenta con gobiernos populares".

A 16 aos de esos das de abril, la revolucin continua amenazada por los mismos enemigos a nivel internacional: Estados Unidos, en su empeo de mantener su patio trasero, cambian la cara de su presidente ms no el libreto que han ido ampliando en contra de la nacin venezolana, es curioso como desde el mandato del George W Bush el odio se ha incrementado, pasando por Barack Obama, quien tras una solapada diplomacia al finalizar su mandato declar a Venezuela una amenaza inusual y extraordinaria, dando pie al actual gobernante imperial Donald Trump desatar toda su furia y odio racista, imponiendo sanciones asfixiantes al pas, sumando aliados de la extrema derecha a nivel mundial.

Mientras puertas adentro a nivel nacional, los actores opositores siguen siendo los mismos, sus filas no se han renovado en casi dos dcadas arrastrndolos a depender de las decisiones imperiales, y an siguen sin consolidar un proyecto poltico que beneficie a la poblacin.

Cada da que pasa los seudos lderes de la oposicin se han sepultado en la poltica nacional, y ms an luego de los lamentables hechos de violencia que promovieron por todo el territorio nacional. No debemos olvidar la guarimbas de los ltimos cinco aos en contra del presidente obrero, Nicols Maduro, quien ha sido blanco de los ataques ms perversos y pertinaz de la historia.

La oposicin venezolana consider que con la partida fsica del lder supremo de la revolucin sera ms fcil derrotar al pueblo y su proyecto poltico, aunque aqu permanece un pueblo indmito, consciente, valiente y digno que luchar como aquel 13 de abril para mantener viva la Revolucin Bolivariana como proyecto de vida de los venezolanos, que seguir consolidndose despus del 20 de mayo de este ao.


Sitio WEB desarrollado por la:
Oficina de Tecnologías de la Información y la Comunicación del
Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno
- Copyright 2018 -