Hipólita, Matea y Apacuana forjaron el ideario de Bolívar en la Patria



Prensa Mppdpsgg (Mariangely Carmona 07-03-2017).- Desde este miércoles 8 de marzo reposarán en el Panteón Nacional de Caracas los restos simbólicos de las heroínas de la patria Hipólita y Matea, mujeres afrodescendientes que participaron en la crianza del niño Simón, junto a los de la líder Apacuana, indígena Quiriquire que encaró el dominio de los conquistadores españoles.

Quizás muchos se preguntarán quiénes fueron estas grandes mujeres, luchadoras y trabajadoras en nuestro país, pero si dejamos para ustedes parte de la historia de estas heroínas de la patria, verán que no solo ese afecto los unió en los tiempos de crianza del Libertador.

Hipólita Bolívar, mejor conocida como Negra Hipólita, nació en San Mateo, estado Aragua en 1763, murió en Caracas el 25 de junio de 1835. Hipólita, se encargó de amamantar al Libertador Simón Bolívar tras la enfermedad que atravesaba su madre, María de la Concepción Palacios y Blanco.

Durante ese mes, la nodriza Hipólita alimentó a Bolívar y desde entonces lo consideró un hijo al transmitirle todo su calor y amor materno, afecto que el pequeño Simón perdió luego de la muerte de su madre cuando apenas tenía 9 años de edad.

De esta manera, el amor de madre que la negra Hipólita sembró en Bolívar fue reconocido por él en una carta que escribió a su hermana María Antonia:"Te mando una carta de mi madre Hipólita, para que le des todo lo que ella quiere; para que hagas por ella como si fuera tu madre, su leche ha alimentado mi vida".

La Negra Hipólita asumió así su rol de madre, al criar y guiar al niño Simón, faceta en la que también tuvo participación la Negra Matea, quien nació el 21 de septiembre de 1773 en la población de Tiznados, estado Guárico y murió en Caracas el 29 de marzo de 1886.

Después de la muerte de Doña Concepción Palacios y Blanco, el niño Simón quedó bajo la protección de las cuidanderas Hipólita y Matea; la primera, lo amamantaba y velaba por su salud y su bienestar, mientras que Matea se encargaba de su crianza, educación y compartía con él los momentos más hermosos de su niñez y adolescencia.
Juntos jugaban, trepaban árboles, corrían por los cañaverales y atravesaban el río nadando entre otras aventuras.
Otra lideresa de la patria de Bolívar fue Apacuana quien era una Líder indígena Quiriquire que se enfrentó a la invasión española en 1574. Su capacidad organizativa y de estrategia le permitió liberar las tierras de Súcuta (actualmente Valles del Tuy y Tácata).

Apacuana fue una mujer combativa y respetada por su pueblo y por los indígenas Caribe, donde su lucha es ejemplo y símbolo de la presencia femenina quien trabajó por la independencia y soberanía de Venezuela. Quiriquire poseía valores y reconocimientos adicionales pues tenía la condición de Piache, una jerarquía significativa por su relación con las plantas, las deidades y los seres humanos.

La sangre de Apacuana vive hoy entre los Quiriquires que se hicieron cimarrones, así como vive entre los hombres y mujeres que defienden sus valores ancestrales y la sangre guerrera de ser Caribe.

Con el tributo a las tres venezolanas, se reafirma el reconocimiento del pueblo y el Estado venezolano al papel jugado por la mujer en la gesta libertaria, condición que ha permitido el ingreso al Panteón Nacional de figuras como Josefa Camejo y Juana, La Avanzadora.

Los restos simbólicos de las líderes, reposan desde este martes 07 de marzo en la Casa Natal del Libertador, Simón Bolívar, ubicado en el casco histórico de Caracas y partirán rumbo al Panteón Nacional en horas de la mañana de este miércoles 08 del mes en curso.

Día Internacional de la Mujer

La mujer ha ocupado un lugar protagónico en Venezuela, sobre todo con la llegada de la Revolución Bolivariana.
Durante estos 17 años se ha tejido toda una red de organizaciones que brindan protección a las féminas y garantizan el cumplimiento de sus derechos, inclusive, mediante la propia Constitución Nacional.

El Día Internacional de la Mujer se celebra en Venezuela desde el 8 de marzo de 1944 y su origen se remonta al año 1910 en Copenhague (Dinamarca), donde se celebró la segunda Conferencia Mundial de Mujeres Socialistas.

"El amor que alberga el corazón de una Mujer es fuerza sublime para salvar la Causa Humana. ¡Son ustedes la Vanguardia de esta Batalla!", expresó el Comandante Hugo Chávez en el año 2011.

Fin.-


Sitio WEB desarrollado por la:
Oficina de Tecnologías de la Información y la Comunicación del
Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno
- Copyright 2017 -